Las consecuencias del “como vaya viniendo vamos viendo”

Una escena típica con la que todos crecimos es la de la cartulina a las 10 de la noche un domingo, tu madre corriendo o en el caso extremo el no entregar la tarea porque te acordaste el domingo en la noche.

Desde entonces vivimos con el “como vaya viniendo vamos viendo” y lo normal es que si alguien pregunta cuál es el plan la respuesta sea, en el camino vemos.

Esto no es únicamente en Venezuela, latino américa entera y parte del continente europeo sufre del síndrome de cortoplacismo.

En un día normal no pensamos en nada más que no sea en lo que vamos a hacer dentro de 5-10 minutos máximo, pensar en algo que es para mañana es problema de mi yo del futuro, esta manera de pensar puede terminar en una serie de eventos desafortunados.

¿Cuáles son las consecuencias de no planificar?

  1. Estrés y ansiedad:  Cuando no pensamos en más allá de la cena en el minuto que recordamos que tenemos algo pendiente y un plazo insuficiente para completarlo nos estresamos, nos preocupamos y podemos terminar cometiendo múltiples errores.
  2. Descontrol de horarios: A las 10 de la noche ya no hay papelerías abiertas, lo mismo para todo, si dejas todo para último minuto puedes conseguir tiendas cerradas, plazos vencidos y personas que no te pueden ayudar porque no les dijiste con antelación.
  3. Desequilibrio personal: Suena tonto pero tener una rutina nos hace personas más felices, hacer algo todos los días a la misma hora nos da la sensación de que tenemos cierto control sobre las cosas, si eres una persona organizada tu vida será un poco más sencilla.
  4. Falta de rumbo: Vivir en el hoy no está mal, pero nunca pensar en el mañana nos puede dirigir a una vida sin sentido, sin propósito y sin motivación, tener planes a futuro es importante, realizar acciones hoy para llegar a ese futuro es esencial

Pareciera que planificar fuera una cosa de gente aburrida, parece una tontería, parece también que da flojera y que lo tienes todo resuelto y no hace falta sentarse a hacer un mapa de tu vida. Lo cierto es que planificar no es algo que tengamos que hacer en un papel ni entregarlo a un profesor para que nos corrija, es simplemente una forma de vivir.

Detenerte a pensar en tus acciones, en lo que quieres para tu futuro, en evaluar lo que tienes y a dónde quieres llegar es una actividad de adultos responsables, es lo que te separa de los animales.

Planifica, al menos una vez, al menos algo pequeño y dejemos atrás uno a uno el “como vaya viniendo vamos viendo”. Seamos adultos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s